Los profesionales del derecho se está poniendo a la par de las nuevas tendencias tecnológicas que abren espacios legales, permitiendo un trabajo desde sus hogares.

Lo que antes eran grandes oficinas y sillones mullidos, con cuadros de artistas famosos, las nuevas inclinaciones hacia lo virtual lo hacen parecer cosa del pasado.

La era digital llego y se acaban los escritorios jurídicos.

Auditorias digitales, es una rama que está en un crecimiento vertiginoso donde la demanda de este servicio crece cada día, enfocada en proteger las perdidas de información digital, cesantía de empleados y asesores de empresas en la web y de vigilar los comportamientos correctos de los empleados desde la mirada legal.

Costos digitales, en esta modalidad se cuantifican los posible o reales perjuicios de un ítem digital determinado, el costo del desarrollo de una aplicación, los impuestos que se generan y si las evaluaciones de estos desarrollos se pudiesen usar como garantías ante instituciones financieras como aval para créditos.

En el pasado reciente una empresa contaba con un staff de profesionales del derecho, que estaban en un escritorio jurídico, y las empresas los contrataban para bajar los costos legales dentro de la misma, se tercerizaba, mas por la economía que por otra cosa, eso ha cambiado al día de hoy, la tercerizacion es más una necesidad practica que económica.

El poder tener a terceros haciendo varios trabajos, le permiten a estas empresas diversificar sus necesidades, con el añadido de que la resulta de esta información, siempre será más rápida que un escritorio jurídico, donde las discrecionalidad de la toma de decisiones es un punto en contra que no se tiene con quien trabaja solo y desde su casa.

En la profesión del derecho existe mucha competencia, demasiados bufetes y los trámites cotidianos totalmente abarcados. Los gobiernos con miras a la optimización del servicio al público se encuentran en proceso de apertura, lo que origina un mercado nuevo donde se pueden conseguir muchas oportunidades para esta profesión.

En este sentido, existen documentos legales que el profesional del derecho podrá conseguir y certificar con la debida autorización, por ejemplo: partidas de nacimiento y defunción, carta de residencia, historial de buena conducta, etc., Otra área en constante crecimiento son las aprobaciones con sellos o certificados digitales.

Los estudios de especialización están cambiando  y abriendo un abanico de nuevos campos, la era digital encontró a una de las profesiones más antiguas del mundo.